Lanzan el nuevo Rastrojero tras cuatro décadas de no fabricarse

VILLA NUEVA NOTICIAS 28 de diciembre de 2019 Por GABRIEL BOTTARO
El vehículo contará con motor eléctrico y favorecerá el rendimiento de trabajo en el campo
rastrojo_1

Un grupo de emprendedores argentinos desarrolló un nuevo proyecto que ayudará a realizar las tareas cotidianas del campo con un mayor rendimiento y a bajo costo operativo. Se trata de la construcción de un novedoso rastrojero que busca desempolvar el nombre y el concepto de trabajo rural de una pick up simbólica de los años ‘60 y ‘70 que dejó de fabricarse hace cuatro décadas, y vincularlo con tecnologías que maneja la industria automotriz, entre ellos la motorización eléctrica.

La idea se desencadenó en 2012 por parte de Carlos Ptaschne, un empresario bonaerense vinculado a la industria metalmecánica y con pasado en el área rural. A pesar de la crisis macro económica que provocó ciertos límites en su desarrollo, el creador no se detuvo. Así, la construcción del vehículo avanza con la posibilidad de lanzarse en 2026 y pretende ser un “homenaje desde el corazón a millones de argentinos que soñaron un gran país”, aclaró su fundador.

El nuevo rastrojero se presenta como “la antítesis de lo que se ofrece en el mercado” no por la carencia tecnológica, sino por la ductilidad y capacidad de trabajo que ofrece. “El productor del agro va a tener la opción de un vehículo diferente, muy rendidor, de bajo costo operativo y bajo mantenimiento”, según señaló Ptaschne. En la misma línea, la pick up se adecuará a la función que tuvo el rastrojero original, es decir, para las situaciones de trabajo habitual en el campo, pero se le incluirán algunos accesorios innovadores.

Su estructura está pensada en tres ejes y se podrá elegir con tracción delantera, trasera o doble tracción. También se adelantó que “va a superar la tonelada de carga. “También contará con opcionales –amplió Ptaschne- como toma de fuerza delantera y trasera para acoplar pequeñas máquinas como desmalezadoras, hoyadoras o plumas de alzado”. En tanto, la carrocería se realizará en plásticos modernos por el aporte que haría ItalDesign, una de las casas de diseño automotor más importantes del planeta. Pero más allá de estos aspectos, la motorización eléctrica será lo que marcará la diferencia en relación con los modelos anteriores.

La construcción del vehículo contará con la colaboración de desarrolladores europeos y con el asesoramiento de Sergio Rinland, un argentino que está entre los ingenieros más prestigiosos del mundo, con pasado en la Fórmula 1. Precisamente, trabajarán en el sistema de propulsión o “powertrain”.

Por otro lado, el rastrojero se efectuará en el Crespo Performance Center de Escobar de Buenos Aires, un espacio donde se trabaja en el desarrollo de autos de competición. También recibirá el asesoramiento de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y del CESVI, el centro de experimentación dedicado a la investigación y análisis de la seguridad vial y automotriz, para los aspectos vinculados a la seguridad.

Por último, para hacer frente al desarrollo de la motorización que cuenta con valores en dólares, China se asoma como una opción para albergar la producción del modelo. Podría darse con la posible alianza de la empresa KaiYun motors, de Shanghai. El primer paso en las tratativas que el desarrollador argentino lleva adelante con los asiáticos incluiría la introducción de un utilitario pequeño, donde allá se llama Pickman y acá utiliza el nombre de “proyecto Safari”. Frente a dicha cuestión, Ptaschne remarcó: “Estamos buscando que sea viable moverse ‘barato’ en el Mercosur. Necesitamos un vehículo económico, por eso pensamos en el Pickman y el Safari, porque debemos generar un desarrollo que nos permita llevar adelante el nuevo rastrojero y que éste no supere un precio de U$S 20.000”.

Te puede interesar